REFLEXIÓN Y SENTIMIENTOS

HABLAR CON EL CORAZÓN EN VEZ DE LA RAZÓN

En el país donde abundan los vivos, suele ser peligroso expresar los sentimientos que emanan de la razón sin tener un posible quebranto del corazón.

Las motivaciones que mueven la manera en que se conducen las personas para conseguir sus anhelos personales, son diametralmente opuestos cuando surgen del deseo del dinero y del poder, a cuando son producto del amor. 

Desencuentros y tristezas traen las de la razón, unión y paz las del amor. Una reflexión profunda conduce a poner en la balanza de contrapesos a la razón y al corazón… 

¿Que va primero, el corazón o la razón?

Mi lado técnico, el que no admite justificaciones, ese que es «cuadrado» e inflexible, me dice que primero va la razón puesto que de ahí emana la ciencia, la que mueve al mundo.

Mi lado humano me dice que ante todo, primero las cosas del corazón. Con amor se hacen todas las cosas del mundo, incluso las de la ciencia. Con amor se hace el trabajo técnico, con amor se hace la política, con amor se sirve al prójimo. 

¡Con amor se hace todo¡

Si haces las cosas con amor lograrás todo, el dinero y el poder también. 

“Cualquiera que sea tu trabajo, ponle alegría y pasión a lo que haces; la recompensa nunca llega tarde» Fco. Armando Payán Guerrero. 

Entonces, dejemos la razón para el momento de resolver una ecuación matemática, dejémosla para ese momento en que se realiza una cirugía, o para cuando se planea la construcción de un edificio. Usemos la razón para esos momentos en que no dañamos a otros. 

Las cosas del corazón usemoslas siempre, todos los días, en todos nuestros actos. Las cosas del corazón traen paz a nuestra vida, alegría a nuestros hogares. Las cosas del  corazón perduran para siempre en las mentes de las personas … ¡Son eternas!

No se encontraron Comentarios

Deja una respuesta