REFLEXIÓN Y SENTIMIENTOS

DULCE ESPERA

Este poema lo escribí hace veintidós años cuando la vida me concedió ser madre por primera vez. Letras que brotaron de mi corazón al dar a luz a mi hija Adriana.

DULCE ESPERA

Semejante a un eclipse, se fecunda la mujer, es el encuentro, la unión; la transformación del tiempo para un solo ser.

Llega entonces el otoño, tranquilo y soñador, tejiendo con sus hojas una célula de amor. Así transcurre el invierno en espera de la flor.

Llegó la primavera con sus cánticos de amor, el susurro de las aves calma el dolor, brota entonces la vida en un grito desgarrador que dulcemente se acalla con alimento consolador.

Si ríe sale el sol,
si llora hay tormenta,
si juega es huracán,
si duerme es cometa.

Cuando eres madre, eres parte de la naturaleza, formas parte de la creacion. Hasta entonces lo comprendes ya que llevas en tu interior, esa semilla hecha fruto.

¡Ese don del amor!

Dedicado a todas aquellas mamás físicas y espirituales.

Autor: Gloria Peña Ramos

No se encontraron Comentarios

Deja una respuesta