REFLEXIÓN Y SENTIMIENTOS

EL ÓRDEN JERÁRQUICO DE LAS PRIORIDADES HUMANAS

Para los casados, despues de Dios es tu esposa o esposo, luego tus hijos, despues tus padres y luego todo lo demas. Para el soltero, despues de Dios son tus padres y luego todo lo demas.

Este ordenamiento divino no es negociable, si te desbordas en amor y atenciones por tus hijos y te olvidas de tu esposa o esposo, rompes este equilibrio y Dios te hara pagar las concecuencias cuando al envejecer, tus hijos se olviden de ti y la unica «flor» que podria estar a tu lado como cuando eran novios, se ha marchitado por falta de agua.

De igual forma si tomas como pretexto tus arduas jornadas laborales y tus multiples ocupaciones para olvidarte de tus padres, no habra tregua entre Dios y tu por ignorar a los seres que te dieron la vida.

En conclusion, mantengamos la justa medida en el orden de nuestras prioridades interpersonales con los que nos rodean. Solo asi, en la vejez y cuando llegue el final de nuestra vida, podremos expirar el ultimo aliento con la tranquilidad de que fuimos justos y seremos bien recibidos en ese lugar llamado La Paz Eterna.

No se encontraron Comentarios

Deja una respuesta