DE TODO UN POCO

LA FORMA CORRECTA DE HACER DEL BAÑO

Defecar es una de nuestras necesidades fisiológicas básicas e ir al retrete una actividad íntima, de la que no se habla mucho, pero que todos realizamos a diario. Desde pequeños nos han enseñado a sentarnos en la taza del baño, y damos por hecho que sólo hay una manera aceptable de «hacer del dos». Pero estamos equivocados… Muy equivocados.

¿Existe una correcta forma de defecar?

Según científicos de la clínica del (Suelo Pélvico) de la Universidad de Stanford, el cuerpo humano no está diseñado para estar sentado sino en cuclillas.


El músculo puborrectal (A), permite, o no, la salida de excrementos.

Según explica uno de los fundadores de la gastroenterología moderna, el médico estadounidense Henry L Bockus, en el manual de referencia de la especialidad (cuya edición definitiva se publicó en 1974) “la postura ideal para defecar es la posición de cuclillas, con los mulsos flexionados sobre el abdomen. De esta manera disminuye la capacidad de la cavidad abdominal y aumenta la presión intra-abdominal, que favorece la expulsión”.

En este proceso juega un papel fundamental el músculo puborrectal, que es el encargado de contener las heces mientras no queremos expulsar estas, actuando como una especie de cabestrillo para el recto. Cuando nos sentamos en nuestros modernos inodoros, el recto se afloja, pero sólo parcialmente. Sólo la postura de cuclillas garantiza que el músculo puborrectal libere por completo el camino que han de recorrer nuestros excrementos.

En su libro El mejor medicamento eres tú (Aguilar) el doctor francés Frédéric Saldmann explica gráficamente el asunto: «Piensa en una manguera de riego llena de agua medio doblada: cuesta que el agua salga. Es exactamente lo que ocurre al estar sentado. Cuando el sujeto se pone de cuclillas el ángulo se abre, el pliegue desaparecer y el agua puede evacuarse con facilidad».

Basta con un banquillo

Postura correcta e incorrecta.

Parece una idea extravagante que empecemos a hacer nuestras necesidades de cuclillas, pero no lo es. Muchas dolencias comunes como el estreñimiento, las hemorroides e, incluso, la apendicitis se han incrementado desde la aparición del retrete moderno. No dejamos de ver anuncios en los que se aconseja el consumo de fibra para aligerar nuestro vientre, cuando en realidad es mucho más efectivo cambiar la postura en la que defecamos.


La forma correcta de sentarse en el inodoro.

Es cierto, sentarse en el retrete tal como nos sentamos en una silla es mucho más cómodo que ponerse de cuclillas, pero nos quita tiempo –bastante tiempo, dado que tardamos el triple en expulsar las heces– y puede traernos problemas con los que no contaríamos si hiciéramos nuestras necesidades del modo en que nuestro cuerpo está diseñado para hacerlo: de cuclillas. Problemas entre los que se incluyen las hemorroides (al defecar incorrectamente aumenta la presión en los vasos sanguíneos de la región anal) y los trastornos de erección, que en muchos casos están causados por la hinchazón de ciertos vasos próximos al recto que provocan a su vez una irritación de algunos nervios contiguos que intervienen en la erección. 

Esto no quiere decir que tengamos que cambiar el retrete por el patio trasero de casa: la postura de cuclillas puede adaptarse fácilmente en nuestros inodoros. Hay incluso una empresa estadounidense, Squaty Potty, que comercializa una especie de peldaño diseñado para que sea más fácil ponerse de cuclillas en el váter. Pero no es necesario gastarse el dinero, en realidad basta con utilizar un pequeño taburete que nos permita mantener los pies en alto o, sencillamente, adoptar la posición encima de la taza. Nuestro cuerpo lo agradecerá.

Fuente: El Confidencial

Para la mayoría de los que vivimos en México y America Latina, puede resultar complicado adquirir el banquillo que distribuye Squaty Potty. No te preocupes, yo me fui a una tienda de plásticos y conseguí un banquillo de similares dimensiones o, simplemente acude con un carpintero y dile que te fabrique uno.

Yo he practicado este consejo desde hace unos meses atrás. Créeme, me ha ido de maravilla. El estreñimiento prácticamente desapareció. No lo dudes, has este cambio en tu manera de defecar ¡ahora!

No se encontraron Comentarios

Deja una respuesta