REFLEXIÓN Y SENTIMIENTOS Sin Categoría

QUIERO TENER ENEMIGOS

Yo quisiera tener un millon de amigos reza una bellísima melodía del gran Roberto Carlos, eso sería una vida de color rosa pero no es real. Tiene que haber un contrapeso, algo que lo haga a uno humano, algo así como una jauría de lobos acechando verte herido para saciar su hambre, se ocupa tener enemigos.

A estas alturas de mi vida, entiendo muchas cosas que antes no comprendía. Entiendo por ejemplo que no todas las batallas las habré de ganar, que a veces se requiere negociar con tu oponente. Entiendo también que la serenidad es un componente importante para tomar buenas decisiones; el arrebato por lo general, lleva a poner leña en el fuego de las hostilidades.

En mis días actuales, no desprecio una enemistad, por el contrario, valoro y calculo los porque de esa declaración. Las respuestas no me llegan con prontitud, pero cuando lo hacen, una satisfacción inunda mi ser y tiene mucho que ver, con la misión por la que una fuerza más poderosa que yo, me tiene vivo en este mundo.

Bienvenidos los enemigos que de ellos es el reino de mi aprecio. En sintonía me pongo con las palabras de José Martí…

Triste cosa es no tener amigos, pero más triste es no tener enemigos. Porque quien enemigos no tenga, es señal que no tiene:

Ni talento que haga sombra,
Ni bienes que se le codicien,
Ni carácter que impresione,
Ni valor temido,
Ni honra de la que se murmure,
Ni ninguna cosa buena que se le envidie.

No se encontraron Comentarios

Deja una respuesta