AUTOR

FRANCISCO ARMANDO PAYÁN GUERRERO

Soy ingeniero en electrónica por el Instituto Tecnológico de Durango. Mi experiencia laboral comenzó como instrumentista en el año de 1993 en Química Central de México de León Guanajuato. De 1993 a 1995 trabajé como ingeniero de proyectos en la Planta ensablambladora de automóviles NISSAN de Aguascalientes, Ags. En 1995 ingresé a la docencia y hasta la fecha, trabajo para el Instituto Tecnológico de Jiquilpan. Aunque he de confesar, que antes de todo esto, fui obrero… si, obrero. En mis vacaciones escolares trabajé en la Refinería «Antonio M. Amor» de Salamanca, Gto. Barrí y limpié: pisos, andamios, chumaceras; hasta me accidenté dentro de una caldera.

Mi formación como ingeniero forjó en mi un pensamiento analítico, crítico pero «cuadrado»: nada tiene sentido si no está en una fórmula matemática. El cáncer que enfermó a mi madre y su que causó su muerte, le dieron un giro a mi vida. Mi pensamiento «cuadrado» se suavizó y se hizo más humano. El sufrimiento de los demás ennobleció mi corazón. El servicio a mi prójimo se albergó en mi como algo que vino a llenar el vacío que dejó mi mamá. Comencé a escribir frases, pensamientos y unos pocos relatos en las redes sociales y en boletines en la institución para la que trabajo. Este hobby para lo cual no fui formado, comenzó a gustarme porque en él, encuentro la forma de expresar lo que en infinidad de ocasiones no puedo expresar con la boca.

Así nace la idea de crear un blog

Un sitio en donde pueda poner a la «luz» de los ceros y los unos, mis: pensamientos, sentires, reflexiones y tantas cosas que a veces se ahogan en el universo de mi mente. Y si un día no muy lejano puedo escribir un libro, también darlo a conocer a travez de ese lugar virtual al que las generaciones actuales le llaman blog.

Cuento con la colaboración de:

GLORIA PEÑA RAMOS

Vengo del seno de una familia tradicional mexicana, en donde los valores, la unión y las tradiciones prevalecen ante todo.
En mi infancia, los juegos en la calle, el tomar agua del grifo eran algo que se daba por sentado, se disfrutaba de los sencillos placeres de la vida con pelotas, bicicletas, «comiditas» y mucha diversión.

A pesar de todo ello, desde pequeña me aislaba en un rincón para disfrutar de esos que se convertirían en mis amigos inseparables; Los libros. Mi padre es asiduo lector, así que yo, siguiendo su ejemplo, tomaba entre mis manos esos seres inanimados que en mi imaginación cobraban forma, olor, color y emociones.

Por ello mi participación principal en este blog es para compartirte lo que aprendo de cada libro ya que no tengo preferencia por ningún tema en especial, podrá ir en temas desde: economía, ecología, decoración de interiores, moda, deliciosa comida o las experiencias que ofrecen los viajes.
He descubierto que los libros se asemejan a nosotras las mujeres; te pueden atrapar en su magia, ímpetu y pasión.

No se encontraron Comentarios