REFLEXIÓN Y SENTIMIENTOS

PAPÁ: ENTRE EL ODIO Y EL AMOR

A mi me tocó ser papá, la difícil tarea de ser papá. En ocasiones me pregunto ¿por qué no fui mamá? A ellas las aman tanto que puedo llegar anhelar ser amado de esa manera.

LA DIFÍCIL TAREA DE SER PADRE

Papá, una palabra que bien pudiera ser sinónimo de ogro, una palabra que cuando somos niños nos puede causar temor por qué papá significa castigo. A mi me tocó ser papá, el que pone la disciplina, el que dirige el rumbo del barco, el que castiga, el que pone las reglas, el que provee de todo lo necesario para que en la familia no falte nada.

Y entonces ¿puede un papá amar y ser amado como una madre?

Soy papá y por mis hijos seria capaz de luchar a muerte con un oso, de aniquilar a quien tenga la osadía de dañar a mi familia, puedo quedarme sin comer si mis hijos no tienen el suficiente alimento para satisfacer el hambre.

Soy papá e igual que una madre, sufro la ausencia del hijo, lloro en silencio sus dolencias, flagelo mi alma con sus derrotas y sufrimientos. ¿Acaso ésto no es amor?

Soy papá, soy el rudo del hogar, ese es el rol que me tocó para mi vida adulta, pero amo infinitamente a mis hijos aunque ellos no entiendan que ser padre es una difícil tarea.

Sólo el tiempo nos pone en la exacta perspectiva. Un día, uno se da cuenta del importante papel de un padre. Yo soy uno de esos, hasta que fui adulto y me convertí en padre, pude dimensionar el rol que tuvo mi papá en mi vida, entendí que lo juzgué terriblemente por muchos años pero al final, el tiempo me enseñó que ese es el destino del padre…

Ser el malo en vida y el orgullo del hijo cuando ya está muerto.

Con dedicatoria especial para mi Papá.

No se encontraron Comentarios

Deja una respuesta